Este miércoles lxs queeruñxs concluimos que nos gustó A Virginia le gustaba Vita, de Pilar Bellver. Tanto, que hasta nos trajimos al encuentro algunas de las obras a las que hace referencia la autora en la sección de bibliografía y en las numerosas y nutritivas notas al pie. Entre ellas: Retrato de un matrimonio, escrito por el hijo de Vita; la biografía sobre Virginia Woolf elaborada por Quentin Bell y este cómic que tiene como protagonista a la misma autora.

Como veis, los enlaces van a la web de nuestra querida Red Municipal de Bibliotecas, donde los tenéis disponibles. Así da gusto, ¿eh? Como bonus track añadimos la comentadísima película Las horas, por la que Nicole Kidman ganó un Oscar.

Venga, ya sí, al lío: al debate de nuestra cita mensual con los libros.

A Virginia le gustaba Vita
Lxs queeruñxs vivimos las lecturas en espiral 😀

Comenzamos el encuentro un poco tibixs porque, si bien esas notas al pie de las que os hablamos nos dieron una extensísima información y deleite en friqueos de la Historia, también es cierto que nos cortaban el ritmo. Sobre todo por el contraste entre la narrativa victoriana y barroca de las cartas y el tono más formal de las indicaciones de Pilar Bellver. Para gustos, anotaciones. Eso sí, nos encantaron esas llamadas a disfrutar con todos los sentidos de la lectura, indicándonos cuadros que se mencionan en las cartas e incluso piezas musicales que se recrean en el relato.

La obra se divide en dos partes: las cartas ficticias -maravillosamente recreadas- entre Virginia Woolf y Vita Sackville-West y la documentación presentada como un diálogo entre la autora y su sobrina. Nos llegamos a plantear qué historia nos despertó mayor interés, y, desde luego, nos quedamos con ganas de saber el desenlace del romance que le presenta la adolescente a su tía… Sí, somos un poco marujxs. Sobre las cartas, diremos que nos quedamos con ganas de más. Una segunda parte, un comienzo más detallado de su proceso de enamoramiento, un seguimiento de la evolución de la relación hasta una complaciente amistad…

club-de-lectura-queeruna-dos-bigotes-1
Nos hicimos una pequeña edición limitada de marcapáginas con las citas del libro que compartimos en Twitter 

Ya que mencionamos estas citas, lo que más hemos destacado en ellas es el sentimiento romántico. Lo analizamos como una atracción entre lo intelectual y lo vital, si bien había una clara y potente atracción sexual descrita, por supuesto, con todo el barroquismo y adorno de la época.

Más allá de la visión y descubrimiento para muchxs de la Virginia Woolf lesbiana sobre la feminista, defendimos la imagen de dos mujeres que ante todo, fueron todo lo libres que pudieron. Lo fueron, además, en una época en la que los únicos referentes venían de épocas muy anteriores, remontándonos a los poemas de Safo (ojito, siglo VI a.C.). Y es que Orlando, una de las primeras novelas lésbicas de la literatura contemporánea, se publicó poco antes que El pozo de la soledad, en 1928.

Tras comentar estas cartas noveladas, cambiamos de género literario para adentrarnos en la poesía de mano de Lorca y su obra póstuma Poeta en Nueva York. Como en cada ocasión, publicaremos un post sobre el autor, otro sobre la obra y su contexto y, por último, la propuesta de ejes de debate. ¡Nos leemos por aquí, en el Twitter @clubqueerunha y nos vemos el miércoles 22 de marzo a las 19h en la biblioteca del Ágora!

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s