Mary McCarthy, “la mujer más inteligente de América”

Lxs queeruñxs ya estamos haciendo pesas con nuestra lectura de junio: El Grupo, de la estadounidense Mary McCarthy. Como nuestra buena costumbre dicta, os desvelamos unas líneas sobre la autora, quien ha sido considerada como la mujer más inteligente de América en el siglo XX. ¡Poca cosa!

En el aspecto biográfico, McCarthy no tuvo una infancia fácil. Sus padres fallecieron cuando era muy pequeña y tuvo que vérselas con una férrea educación católica bajo supervisión de uno de sus tíos. Ella misma dijo en una entrevista en El País, pocos años antes de fallecer, que en realidad había nacido a los trece años, edad en la que descubrió su gran pasión: los libros. Desde ese momento compaginó una gran actividad intelectual como crítica y lideresa de opinión política con la de escritora de novelas.

Mary_Therese_McCarthy_NYWTS

Es autora de 24 obras, entre ellas dos libros de memorias, uno de su etapa vital predilecta, de los 13 a los 21 años, y otro del resto de su recorrido. A título póstumo, en 2002, salió una recopilación de ensayos y críticas, en las que fundamentalmente se recoge su postura contraria a la guerra de Vietnam o el escándalo del Watergate. McCarthy fue y sigue siendo ampliamente reconocida precisamente por su habilidad para relatar con su prosa aspectos sociales e históricos de la Norteamérica más contemporánea.

En realidad, hablar de su faceta literaria no dista mucho de su parte biográfica, pues ella misma admitió reflejarse de alguna manera en muchas de sus tramas. Imposible no citar su formación en la prestigiosa universidad femenina de Vassar que seguro que nos suena a muchxs queeruñxs que ya le echamos el diente a alguna página de El Grupo. Por cierto, fue una institución únicamente para mujeres hasta el año 1969, cuando el carácter fue mixto.

Thompson_Library_(Vassar_College)

La escritora se casó cuatro veces y tuvo un hijo, hecho que, a pesar de la época, no fue un impedimento para que siguiese desarrollando su carrera profesional. Eso sí, destacó, como alguna de las protagonistas de El Grupo, que vivió su primer matrimonio como una circunstancia de opresión similar a la ejercida durante su infancia.

Como os decíamos, falleció en 1989, y publicó su obra cumbre –El Grupo- en los años sesenta. Su gran aporte literario reside en que más de 50 años más tarde, su literatura continúa siendo actual y trata cuestiones que siguen preocupando en la sociedad.

¿Cómo lleváis la lectura? La próxima semana os contaremos algunas curiosidades sobre el libro que comentaremos el miércoles 21 de junio a las 19h en la biblioteca Ágora 😉

Advertisements

Alaa Al Aswany ou como descubrir a literatura árabe contemporánea

De primeiras, debemos confesar que collemos O edificio Yacoubian con moita curiosidade, posto que é o primeiro achegamento á literatura árabe contemporánea. Damos este paso cunha das figuras máis insignes do panorama, con Alla Al Aswany. O autor, exipcio de nacemento, ós seus 59 anos ofrécenos unha revisión da sociedade exipcia dos noventa (a obra foi publicada no ano 2002) e a pegada da Historia recente na mesma.

Dentista de profesión, comezou colaborando coa prensa escrita exipcia e posteriormente con medios internacionais. Publicou o seu primeiro libro de artigos nos noventa e foi coa súa incursión na novela, este Edificio Yacoubian que temos entre mans, co que alcanzou a fama internacional. Tras el viría Chicago, ambientado na cidade onde esudou, Egipto: las claves de una revolución inevitable (2011), na que describe a Primaveira Árabe, Deseo de ser egipcio (2011) e o máis recente El Automóvil Club de Egipto (2014), no que describe os anos cincuenta no seu país natal. Toda a súa traxectoria literaria está marcada pola defensa da democracia e a denuncia social das situacións de inxustiza en Exipto e no mundo árabe.

Alaa Al-Aswany

Inevitablemente, é un dos intelectuais de referencia na mentada Primaveira Árabe, sobre a que plantexou se a sociedade exipcia estaba preparada para pagar o prezo da liberdade tras tantos anos de ditadura de Mubarak. Asegura, ademais, que para seguir mantendo contacto coa realidade do seu país continúa traballando como dentista dúas veces por semana. Nada mellor que abrir bocas para obter os relatos desexados…

Explicou en varias en entrevistas a medios de comunicación que a súa labor como escritor está precisamente en “contar o sufrimento da xente; o papel da literatura está en indagar a historia humana”. Desde logo, unha profesión que pode realizar marabillosamente debido á súa bagaxe dentro e fóra do país e pola súa ascendencia acomodada. De feito, o seu pai levábao a ese Automóbil Club do que fala na súa última novela, e de aí que puidera extraer as súas propias conclusións das diferenzas de clase no país. Esta crítica áspera ós réximes totalitarios valeulle a súa desaparición dos medios exipcios, pero continúa, grazas á súa literatura, a ser unha das voces revolucionarias da Primaveira Árabe.

Ves comentar con nós O edificio Yacoubian o vindeiro mércores 24 de maio ás 19h na biblioteca do Ágora? Nas vindeiras semanas publicaremos un post sobre o contexto da novela e outro coa nosa proposta de temas para o debate mensual. Comparte e comenta as túas impresións neste artigo ou no noso Twitter!

Chloé Cruchaudet, la historietista de la Historia

¡Hola, mundo queeruño! Nuestra siguiente lectura, que se lee en un plis, está elaborada por la tinta -china- de Chloé Cruchaudet, ilustradora francesa que nos trae su segunda obra en español, Degenerado, tras haber publicado Groenlandia-Manhattan en 2008. Hoy queremos contaros brevemente su trayectoria antes de desgranar la obra en el siguiente artículo que colguemos.

La propia Chloé afirma que su pasión por rescatar e investigar etapas históricas le viene de familia, pues sus padres trabajaron como anticuarios. Su periodo favorito es el de entreguerras del siglo XX y de la revolución industrial, en el XIX. En sus trazos podemos apreciar una gran pasión por el trasfondo humano, que hila la mayoría de las historias reales en las que se ha basado para crear sus obras.

Chloé Cruchaudet

Así, desveló a través de Groenlandia-Manhattan las incursiones de blancxs en tierras artícas que acabaron desarraigando a la comunidad de lxs innuit. Degenerado, como estaréis viendo, refleja la transformación de la identidad de un desertor de la Primera Guerra Mundial.

Su obra ha obtenido múltiples reconocimientos a nivel nacional e internacional. El más conocido tal vez sea el Premio del Público del salón del cómic de Angulema en el año 2014, precisamente por nuestra lectura del mes de abril, Degenerado. Ya que hablamos de salones del cómic, puede que a muchxs os suene porque Chloé estuvo en la edición de 2015 de Viñetas desde o Atlántico, en la que ya es una de las citas más señaladas de la banda diseñada en España, que se celebra en nuestra Queeruña en el mes de agosto.

¿Cómo estáis llevando la lectura? La próxima semana os hablaremos del contexto de Degenerado y, en dos, publicaremos nuestra propuesta de ejes del debate de cara al encuentro del 19 de abril a las 19h donde siempre, en la biblio del Ágora.

New York, (surrealista) New York

Desde luego, este acercamiento para muchxs queeruñxs a la poesía por medio de Poeta en Nueva York merece una nota alta. El lenguaje y el simbolismo surrealista dio de lleno en esta obra de la que recomendamos, sobre todo, disfrutar de sus evocaciones poéticas. Aunque tenéis un maravilloso apéndice en la edición de Cátedra a partir de la página 239, a dos semanitas del encuentro vamos a aportaros unas pistas para acercaros mejor al peculiar universo lorquiano de esta obra. Un universo que se vio completamente trastocado por un hecho biográfico: su viaje a Nueva York.

Poeta en Nueva York de Lorca
Una de las citas de Poeta en Nueva York que publicamos en nuestro Twitter

Lorca llega a Nueva York el 19 de junio de 1929, en plena crisis económica del conocido como crack del 29. En esta ciudad permaneció durante nueve meses frecuentando ámbitos homosexuales, donde pudo dar cierta rienda suelta a su deseo a pesar de ciertos reparos hacia su propia orientación. Huyó a Estados Unidos escapando del éxito del Romancero gitano, ya que no quería ser estigmatizado como un poeta regional. A su vez, biógrafxs como Ian Gibson relatan que se alejaba a su vez de cuestiones sentimentales que lo agotaron, como el abandono del escultor Emilio Aladrén, a quien dedica el verso caballo azul de mi locura dentro del poema Tu infancia en Menton.

En realidad, Poeta en Nueva York no deja de reflejar sus grandes constantes literarias: su homosexualidad y la exaltación de la raza. Destaca  en estas dos esferas el canto al amor gay en la Oda a Walt Whitman, insigne literato estadounidense abiertamente gay, y su fijación con lxs negrxs, a quienes encarna, como a lxs gitanxs, como foco de sufrimiento. En esta ciudad, Lorca entiende que lxs negrxs sufren el automatismo de una sociedad excesivamente industrializada para un hombre que provenía de Fuente Vaqueros. Precisamente, parte de ese automatismo se refleja en la propia lírica de manera desordenada, produciendo el desasosiego de la gran ciudad, esa multitud que engulle a Lorca.

Esas imágenes y expresiones ilógicas, características del surrealismo coetáneo al momento de la escritura del poemario, nos trae a una revisión de los principales iconos de las vanguardias: las hormigas, la presencia de la luna, la podredumbre, los insectos… Aunque Lorca también nos trae algún poema más “melódico” y del corte del Romancero gitano dentro de esta obra tan compleja que marcó un punto de inflexión en su trayectoria. Tras estos nueve meses de periplo, recaló en Cuba para regresar finalmente a España, donde fallecería víctima de un fusilamiento fascista el 19 de agosto de 1936.

La semana que viene publicaremos nuestra propuesta de ejes de debate de cara al encuentro del miércoles 22 de marzo a las 19h en la biblioteca del Ágora. Vamos a tocar el surrealismo con las manos 😀

 

Ficha del autor: Federico García Lorca

¡Hola, queeruñxs! Volvemos tras éxtasis carnavalero con la lectura de Poeta en Nueva York, obra poética de Federico García Lorca. No queremos que quedéis abrumadxs con datos históricos sobre el autor -que podéis leer en la Wikipedia-, así que os traemos lo más contemporáneo sobre una de las figuras más relevantes de la poesía española y de las letras LGTB.

Si de todas maneras os apetece echar un vistazo a datos biográficos y bibliográficos, os recomendamos este carrusel de imágenes y comentarios publicado en El País con lo más destacado de su trayectoria. Nosotrxs nos lanzaremos a los análisis de la impronta homosexual de Lorca y lo relacionado con su asesinato por el frente franquista.

Ian Gibson y sus retratos del Lorca gay

Tenemos dos libros a nuestra disposición en las Bibliotecas Municipales de A Coruña para ver con detalle la huella homosexual en el contexto sociocultural de Federico, ambos firmados por el gran historiador lorquiano Ian Gibson: Lorca-Dalí : el amor que no pudo ser, en el que se recogen las cartas entre el pintor y el poeta, y Lorca y el mundo gay, en el que el autor explica la situación geopolítica de España en los años que vivió Lorca. Dos análisis muy recomendados por toda la información adicional que nos ofrece a quienes nos interesamos por la memoria cultural de creadores LGTB.

lorca_queeruna

Fuera del catálogo de las bibliotecas podéis encontrar Querido Salvador, Querido Lorquito, otro compendio epistolar con el que saciar vuestras ansias de cotilleo cooltureta.

A medio caballo -azul de nuestra locura- del siguiente punto que queremos tratar, el documental Bones of contention recientemente ubicado en el circuito fílmico, relata en figuras como la de Lorca la represión de homosexuales en España durante la Guerra Civil.

Lorca, de cuerpo ausente

Otra de las preocupaciones del estudioso Ian Gibson ha sido encontrar el cadáver de Federico García Lorca en alguna de las fosas localizadas tras los fusilamientos ocurridos en la dictadura franquista. El tema sigue coleando y todavía no se han hallado los restos del poeta, una batalla por la que se lleva años reclamando al Estado que actúe en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Precisamente, Ian Gibson publicó dos títulos con los que contamos en el catálogo de las bibliotecas: La fosa de Lorca: crónica de un despropósito en 2010 y en 2007 El hombre que detuvo a García Lorca.

Por último, nos gustaría destacar que en el pasado 2016 se cumplieron 80 años de su fallecimiento, con la pervivencia y mantenimiento de su legado sobre la mesa, ya que los derechos de propiedad intelectual pasaron a ser libres.

lorca_1914

Esto es todo por hoy, esperamos que sea de vuestro agrado esta lectura que comentaremos el miércoles 22 de marzo a las 19h en la biblioteca del Ágora. La próxima semana publicaremos un post sobre el contexto de Poeta en Nueva York y algunas curiosidades más.

Entrevista a Pilar Bellver, autora de “A Virginia le gustaba Vita”

Seguimos contando con la suerte de ofrecer en este blog la propia voz de las personas implicadas en que tengamos entre las manos A Virginia le gustaba Vita. Si la semana pasada publicábamos la conversación que mantuvimos con la editorial Dos Bigotes, esta os traemos una entrevista con la autora de la obra, Pilar Bellver. Una autora que dispone su obra con derechos caducados para su libre disposición en formato digital a través de su página web.

Primeramente, se agradece lo explícito del título del libro, que no da lugar a equívocos, pues a veces suelen ser mucho más evocadores. ¿Cómo fue el proceso de creación de un título tan rotundo como A Virginia le gustaba Vita?

Así lo habéis dicho: se agradece lo explícito del título. ¿Por qué? Porque necesitamos todavía una visibilidad que no deje lugar a dudas. Yo me he pasado media vida militando en favor de esa visibilidad. Desde mi primera novela, Veinticuatro veces, hasta ésta que es la última, no ha habido ninguna en la que no haya quedado claro que soy lesbiana y feminista.

Ese título en realidad es una paráfrasis de la frase “A Cloe le gustaba Olivia” que aparece en Una habitación propia de Virginia Woolf. Nada más abrir la novela, junto al título en la primera página, hay una nota al pie donde explico cómo y por qué se me ocurrió ese título tan… sencillo.

¿Cómo has pasado de ser creadora del primo de Zumosol a uno de los referentes de la literatura lésbica española?

Yo estudié Periodismo en la Complutense, de Madrid, no Publicidad, que era otra rama de la carrera de Ciencias de la Información, pero acabé trabajando de creativa en una agencia. Solicité los trabajos más estrambóticos. Me importaba un bledo cuál fuera mi trabajo porque yo sólo quería ganar lo suficiente para vivir haciendo un trabajo lo bastante estúpido como para que no me gustara y no me distrajera de mi verdadera vocación que era y fue siempre escribir, y no artículos de periódico, sino novelas.

Permanecí diez años en el mismo sitio porque resultó que mi trabajo, el que me tocó en suerte (podía haber sido otro) era de los mejor pagados por entonces. Tardé mucho en dejarlo por eso, porque es muy difícil dejar un sueldazo de directora creativa para dedicarte a escribir algo que sabes que no te dará ni para comer. Finalmente lo dejé, sí.

El cómo y el porqué de fondo de esa decisión de poner punto final al tipo de vida que llevaba y que no me permitía escribir en serio está contado en mi segunda novela La vendedora de tornillos. La novela trata de explicar eso que nadie entendería, y cuenta la corrupción que se vive dentro de las empresas privadas y denuncia nuestra falta de exigencia ética sobre lo que hacemos o dejamos de hacer amparadas en la socorrida la licencia poética que reza “para ganarnos la vida”.

Pilar Bellver en Santiago de Compostela

¿Qué te ha reportado hasta la fecha la publicación de A Virginia le gustaba Vita?

Es la primera vez que publico en una editorial específicamente LGTB, y me está dando muchas alegrías. Es una ventaja poder llegar de forma clara a la gente que te puede leer y “entender” mejor que nadie. No me refiero a las ventas, me refiero a satisfacciones personales que tienen más que ver con la militancia (ahora le llamáis activismo) y la satisfacción que produce saber que somos muchas y que aquel movimiento que empezamos unas pocas en los años ochenta y noventa está más vivo y más lúcido que nunca.

Somos muy fans de Dos Bigotes. ¿Cómo llegaste a ellos?

No llegué. No los conocía de nada. Me llevaron. Me llamaron ellos. Fue a ellos a los que se les ocurrió la idea en que se basó la antología Ábreme con cuidado. Hicieron dos listas: una con las escritoras muertas más significativas para las lesbianas y otra con las escritoras lesbianas vivas que tal vez podrían escribir un relato inspirado en alguna de ellas.

Con el tiempo he sabido que mi nombre lo propuso Gloria Fortún, a la que yo tampoco conocía, pero ella sí que había leído algo mío y defendió mi nombre me imagino que movida por su generosidad como feminista, es decir, movida por la exigencia ética de esa “sororidad” de la que ella nos habla y de la que doy fe que es practicante. Si la novela os gusta, vais a tener que darle las gracias por ella a varias buenas personas antes que a mí.

¿Era premeditado el relato previo de Ábreme con cuidado para después crear la novela?

En absoluto. Yo sólo acepté escribir un relato. Y sólo porque me lo propusieron. Lo que pasó fue que, para poder hacerlo con cierta seriedad, para poder cocinarlo con la solvencia que exigía un personaje de la talla de Virginia Woolf (una de mis diosas, y no sólo literaria), tuve que volver a leer un montón de libros que tenía en mi biblioteca,  y alguno nuevo; o sea, antes de  saltar al aceite hirviendo que es el acto de escribir, tuve primero que rebozarme como una pescadilla en las harinas de esos libros (qué cursilada acabo de escribir, madre mía…) y tanto trabajé, tantos párrafos de Virginia y tantos trozos de la biografía amorosa de Vita me volvieron a la memoria, tanto disfruté… que, una vez terminado el relato, me quedaron ganas de seguir escribiendo sobre ellas dos. Y lo hice. Seguí escribiendo la historia de la manera más natural. Se lo dije a los editores y ellos se entusiasmaron enseguida con la idea de poder leer una posible continuación.

¿Ha sido fácil tirar del hilo que une a las protagonistas con España?

No, porque yo conocía previamente la relación de las dos con España. Sabía que Vita era nieta de Pepita Durán, una bailaora gitana malagueña, muy humilde, muy pobre, pero que llegó a hacerse muy famosa en toda Europa. La historia de amor del Lord de relumbrón y la humilde gitana la conocía. A mí me encanta el flamenco, además, el jondo. Y sabía también, desde que leí la biografía de Virginia cuando yo era muy joven (porque me llamó la atención como andaluza que soy)  que ella había elegido, para hacer el primer viaje largo de su vida, España y concretamente Andalucía.

Virginia tenía 23 años cuando visitó Granada, la ciudad en la que vivo yo cuando no estoy en la sierra de Cazorla. Sabía que después elegió de nuevo España para su viaje de novios y que

Leonard y ella volvieron a pasar, años después, una temporada en las Alpujarras en casa de Gerard Brenan. La relación de las dos con España la conocía desde hacía años. Nada más plantearme el relato, se me apareció la idea de que Granada tenía que ser uno de sus escenarios. Y el otro, inevitablemente, Knole, la casa de Vita, de los Sackville-West, donde Virginia estuvo muchas veces y que ella llegó a convertir, como tal casa, en uno más de los personajes protagonistas de Orlando.

Luego, por casualidad, buscando información sobre mi también adorado Tolstoi, me topé con que en la primavera de 1905, justo durante la estancia de Virginia en la ciudad, se estaba representando en Granada una adaptación al teatro de Resurrección, su última novela. Si a eso le unes que después, releyendo libros para documentar el relato, me encuentro con que Leonard Woolf y Virginia, en su editorial, la Hogart Prees, fueron los primeros en traducir al inglés a Tolstoi, pero que eso se hizo en Inglaterra entradas ya en los años veinte, o sea, mucho más tarde que en España… pues comprenderás que el cruce de datos se me hizo muy apetecible.

Nuestros ejemplares de A Virginia le gustaba Vita

Nos encontraremos la historia de Virginia y Vita pero también la de una España que era avanzada a su tiempo. ¿Siempre hemos valorado más los referentes de fuera que los patrios?

Efectivamente; como os conaba, mientras en Granada se representaba nada menos que una adaptación al teatro de la última novela que escribió Tolstoi, y sólo seis años después de que se publicara en ruso como tal novela, en Inglaterra tuvieron que esperar todavía más de quince años simplemente para poder leer algo del mejor novelista de su época (y de varias épocas más, por cierto). No importa dónde encontremos los referentes, si dentro o fuera, importa que pongamos en marcha un espíritu crítico que nos permita encontrarlos donde quiera que estén; los grupos dominantes se empeñan en desvalorarlos. Si esos grupos dominantes consiguen convencernos de que España es y ha sido siempre un país intelectualmente atrasado, habrán obtenido una gran victoria… Se empeñan en destruir nuestros referentes porque tenerlos nos da seguridad.

Es lo mismo que ha ocurrido siempre con las mujeres. La mejor victoria del patriarcado es convencernos de nunca hemos sido nadie en casi ningún terreno. Mis reivindicaciones no van por el lado de sacar pecho como país, sino por este otro lado de enfrentar una memoria histórica, la de la gente luchadora y vanguardista, con la otra memoria histórica, de la quienes obtienen un beneficio objetivo en la tarea de acomplejarnos y degradarnos continuamente.

¿Hasta qué punto la ficción que has recreado no es más realidad que la propia documentación histórica en la que te has basado?

Habitualmente, en nuestra vida cotidiana, sabemos que conocemos a una persona no porque seamos capaces de recitar los hechos cronológicos más importantes de su vida, sino porque tenemos una percepción de conjunto sobre ella que se basa en un montón de observaciones propias, nuestras, sobre cómo habla, sobre lo que siente, lo que piensa, cómo se comporta en algunas situaciones, cómo reacciona frente a otras…

Elaboramos elementos de juicio “propio” sobre ella, y digo elementos de juicio “propio”, no porque nos sepamos su currículum. Las escritoras, si son escritoras de verdad importantes para nosotras, por la propia naturaleza de su trabajo literario, nos permiten, a través de su obra, comprender bastante bien su modo de ser y entenderlas. Algunas, además, como Virginia, han escrito diarios, lo que nos acerca a ellas mucho más.

Yo tengo la sensación de conocer mejor (en el sentido de más profundamente) a Virginia Woolf que a algún hermano mío, contemporáneo y de mi propia familia. Si me inventara una carta escrita por ella, sería una carta mucho más veraz y susceptible de haber sido real, que si inventara una carta escrita por alguno de mis hermanos, por ejemplo.

 

¿Nos vemos el miércoles 15 de febrero a las 19h para comentar A Virginia le gustaba Vita? La semana que viene publicaremos la propuesta de ejes de debate, para que disfrutes más la lectura y pongamos en común puntos de análisis y percepciones.

O paso de Eddy a Édouard

Comezamos ano coa primeira lectura de 2017: Para acabar con Eddy Belleguele, do novísimo escritor revelación Édouard Louis (nado no 1992). Hoxe queremos achegarvos á súa figura antes de compartir a proposta de eixos de debate que teremos o 18 de xaneiro ás 19h na biblioteca do Ágora.

Sempre resulta relevante falar de quen escribe os libros que analizamos no club de lectura LGTB Queeruña, máis se cabe no caso desta autobiografía. Se xa comezáchedes a ler a obra, saberedes que Édouard Louis naceu en Picardía, unha rexión industrial do norte de Francia, na que a poboación semella predestinada desde o seu nacemento a seguir un estilo de vida que xira en torno ós ríxidos estándares de clases e ó duro traballo fabril. Todo fiado pola violencia, principalmente a da pobreza e a das atribucións de comportamento determinados polo xénero. Édouard fala de como a literatura lle serviu como ferramenta para falar das cousas que a sociedade relegou ó silencio e á privacidade. O certo é que este bote salvavidas chegou tarde: ós 18 anos -“ler era un signo de feminidade“.

edouard_louis_at_columbia_university

Ós 16 anos mudou o seu nome e a súa vida escapando da que fora a súa casa para poder vivir o seu renacer nun entorno menos hostil. Tras ser rexeitado por varias editoriais -“esa realidade non existe en Francia” refutáranlle- finalmente publicou Para acabar con Eddy Bellegueule en 2014, e xa vendeu máis de 250.000 exemplares, traduciuse a máis dunha decena de idiomas e, confesa o autor, desembocou en case 3.000 cartas de lectores contándome a situación de sufrimento que eles tamén viviran. Un sufrimento que, aínda estando asentado no proceso evolutivo da vida universitaria, deixa sedimento nas súas relacións familiares: “son o único que estudou, bótanme en cara como visto e como falo, coma se todo fora un ataque”. Nesta mesma entrevista de El País, admite, “non creo que meu pai sexa culpable de chamarme marica cando era rapaz. É o sistema quen o produciu”.

Édouard Louis rematou a súa formación en Historia e Socioloxía mentres publicou o seu segundo libro: Pierre Bourdieu. A insubmisión como herdanza. Actualmente atópase finiquitando a súa terceira obra, Historia da violencia, na que novamente falará de desigualdades na sociedade francesa, neste caso, cos inmigrantes arxelinos. Semella incrible que a literatura política siga desvelando casos tan desgarradores, e, ó tempo, resulta sanador que existan autores coma el para achegarnos unha realidade que de non ser pola literatura quedaría silenciada.

Bonus track:

-O libro gañou o Premio Pierre Guénin contra a Homofobia.

-Neste ano teremos adaptación cinematográfica.

Twitter e páxina web de Édouard Louis.

-Entrevista ó autor na revista cultural Arcadia:

Ficha del autor: Luisgé Martín, la prosa intensa

¡Hola, queeruñ@s! Quedan dos semanas para el último encuentro del año en el que comentaremos El amor del revés, de Luisgé Martín. Hoy os traemos, como siempre intentamos, la ficha del autor. La semana que viene publicaremos los ejes sobre los que podemos hacer el debate -sin spoilers, prometemos-.

Luisgé Martín estuvo el pasado 24 de noviembre en A Coruña, dentro del ciclo Letras de Outono de la Fundación Luis Seoane. Tras desvelarnos que este libro es la clave que ayuda a poner en contexto el resto de su trayectoria, nos explicó algunos aspectos de su madurez, la personal y la literaria. “Haber logrado encontrar la felicidad, por breve que sea, en las pequeñas cosas” fue la más íntima, y “la consecución de un ejercicio de mi estilo para cambiar de registro”, la novelesca.

Nacido en Madrid en el año 1962, Luis García Martín -Luisgé desde 2009- se licenció en filología y se convirtió en un gran amante de la literatura: lee más de 100 libros al año que registra de manera ceremoniosa en un documento excel. Desde que comenzó a escribir en 1989, atesora tres galardones de narrativa, habiendo sido el último el Premio Vargas Llosa NH de relatos, en el 2012. Su recorrido literario comprende libros de cuentos, cinco novelas y la obra autobiográfica El amor del revés.

Luisgé Martín

Dentro de su trayectoria encontramos referencias a lo LGTB antes de la publicación de El amor del revés. Por una parte, en la antología de cuentos homoeróticos Tu piel en mi boca, publicado por Egales en 2004; y en otra antología, Lo que no se dice, en 2014 con la editorial Dos Bigotes. En novela, La muerte de Tadzio presenta una trama homosexual bajo trasfondo inspirado por la obra Muerte en Venecia.

Sin ánimo de desvelar el final de El amor del revés, Luisgé se casó hace diez años con Axier Uzkudun -acogidos a una Ley de matrimonio igualitario recién estrenada-  y viven su relación de pareja con plena normalidad (algo que al joven Luisgé le resultaba inimaginable). Destaca su labor como defensor de los derechos LGTB, pues en todos los foros en los que le es posible -especialmente desde la prensa- ensalza la diversidad sexual.

¿Nos vemos el próximo miércoles 21 a las 19h en la biblioteca del Ágora para comentar El amor del revés? No te pierdas la propuesta de ejes de debate que publicaremos en este blog la próxima semana.

Previa do autor: Eduardo Blanco Amor

Seguimos cunha nova entrada deste Club de lectura Queeruña… Queeruña… Que pasou pola vosa mente a primeira vez que escoitáchedes falar do club?

Somos ben conscientes de que a palabra queer (termo que, simplificando moito, fai referencia á identidade daquelas persoas non heterosexuais ou de xénero non binario) aínda non é de uso cotiá, así que cando alguna persoa se interesa polas nosas actividades adoitamos a definirnos como un espazo no que poder compartir con liberdade e confianza reflexións e opinións sobre cultura e literatura LBGT*. E grazas a este rebumbio de siglas, algúns nomes clásicos das letras gays e lésbicas entran en xogo: Oscar Wilde, Virginia Woolf, Lorca, Capote, etc.

Ao mesmo tempo, o máis habitual cando cursabamos historia da literatura, era que non se fixera mención algunha acerca da orientacion sexual de moitas das autoras ou dos autores estudados. E todo porque a nosa sociedade ten á súa disposición unha ferramenta moi poderosa: a idea da heterosexualidade obrigatoria (para afondar máis neste concepto, ler a Adrienne Rich). Grazas a mesma, a non ser que fagamos explícita a homosexualidade dunha persoa, todas damos por suposto que esta é heterosexual, casou, tivo fillos, etc.

ourense_blanco_amor_por_xose_cid

Isto mesmo foi o que aconteceu cando nalgún momento do noso paso polo sistema educativo nos presentaron a figura de Eduardo Blanco Amor. Nado en Ourense en 1897, é coñecido como un dos máis importantes escritores da lingua galega, renovador da narrativa (A Esmorga; Os Biosbardos; etc.), axitador cultural dende o exilio, autor de teatro; etc. Pero en poucas das súas biografías fálase de Blanco Amor como un escritor homosexual. Esta cuestión, que por suposto se traslada aos seus escritos, omítese, invisibilízase. Tendo en conta que a historia (e tamén a historia da literatura) está escrita dende a “normalidade” heterosexual, tampouco deberiamos extrañarnos moito.

En relecturas da súa obra e da súa figura máis recentes, outras autoras significadas pola súa escrita diversa en termos de afectividade, puxeron o foco nesta cuestión. Por exemplo, María Xosé Queizán fala de el “como un home torturado pola significación sexual que tiña a súa homosexualidade”. Tamén Teresa Moure, na súa obra (de máis que recomendable lectura) Queer-emos un mundo novo fala de Blanco Amor e de A Esmorga nun capítulo dedicado á literatura galega queer.

roteiro_a_esmorga_ourense

Si, si. A Esmorga. Na próxima sesión do Club de lectura abriremos o debate sobre acaso a obra máis (re)coñecida de Blanco Amor. Un libro que pasou por todas as nosas mans, e que foi explicado en moitas ocasións como unha obra de crítica social, pero sen aproveitar todas as súas posibilidades como ferramenta para abordar a construción das masculinidades; a representación da homosexualidade; a violencia e a homofobia; etc.

En todo caso, estas son cuestións que falaremos no noso próximo encontro. A que non pensarades na Esmorga como unha lectura para o Queeruña? Por convidad@s estades a compartir reflexións. Será o próximo mércores 23, ás 19.00 na biblioteca do Centro Ágora. Vémonos!

Julie Maroh, a creadora dunha historia de cine

Benvid@s de novo ó noso blog de apoio ó club de lectura Queeruña, onde compartimos material relacionado coa cultura LGTB. No vindeiro encontro que teremos o 26 de outubro ás 18:30h no Ágora (non estás anotad@? Bule e faino aquí!) comentaremos El azul es un color cálido, cómic da autora francesa Julie Maroh.

O cómic foi publicado en 2011 e levado ó cine no 2013 baixo a dirección de Abdel Kechiche, co título La vida de Adèle. Se a cinta logrou a Palma de Ouro do festival de cine de Cannesa novela gráfica acadou o premio á mellor obra no Festival de Agoulême, o de maior sona en Francia.

Julie Maroh, a súa autora, firmou con esta obra o seu primeiro cómic, tras o que viría Skandalon no 2014 e unha colaboración no 2015 de 40 autores franceses contra a homofobia. Maroh fixo coa súa primeira creación en bocadillos unha clara aposta pola visibilidade lésbica, unha tendencia activista que se ven refrendada polo seu pulo á creación do Colectivo de Creadoras de Cómic contra el Sexismo. Nesta entrevista enlazada en Pikara Magazine ela mesma sinala os aspectos que a levaron a potenciar esta faceta de creadora consciente da situación da situación profesional neste eido:

Dado que nuestro trabajo es constantemente etiquetado por razones de género, algo que no les ocurre a nuestros compañeros de profesión, nosotras, creadoras de cómic, hemos decidido unirnos para denunciar aspectos sexistas de este sector editorial, y para, a su vez, proponer maneras de luchar contra ello

No mesmo texto destaca a súa motivación para facer comics, unha filosofía que Maroh leva practicando desde moi nova (e o que lle queda, pois naceu no ano 1985):

El propósito de mis cómics es y ha sido siempre hacer preguntas sobre qué tipo de ser humano queremos ser; qué lugar queremos alcanzar; qué huella queremos dejar en la tierra.

Comentamos algo máis? Falamos neste blog, na nosa conta de Twitter e proximamente na proposta de eixos de debate que publicaremos!