Un debate que nos dejó la cabeza del revés

Esta semana tuvimos nuestro último encuentro del año para comentar El amor del revés, de Luisgé Martín. Desde luego, llevamos un par de sesiones en las que los pareceres fueron muy contrapuestos, algo que hizo los debates muy interesantes.

Entre quienes adoraron este relato autobiográfico y quienes lo detestaron por exceso de florituras literarias, convenimos que la obra da para tratar muchos aspectos que, aunque el autor explicase en múltiples ocasiones que son universales, es el colectivo homosexual el que mejor se puede sentir identificado: cómo resolver la asunción de la propia sexualidad, la homofobia interiorizada y cómo vivir con ello en un entorno hostil.

Nos gustó especialmente la descripción de una España que comenzaba los primeros años de la democracia, de las primeras revistas eróticas, de cómo se lograba conocer a otras personas por medios de las páginas de contacto, ahora reconvertidas en apps para teléfonos inteligentes.

img_6136

Hubo discrepancias en la manera de empatizar con la historia personal de Luisgé: ópticas en las que se apreciaba la ternura e incluso la comicidad de la descripción pormenorizada de sus neurosis, aunque también rechazo del personaje por no haber sido líder de los cambios sociales, incluso ante sus manifestaciones del peso de los valores culturales cristianos. Entre todos vimos un relato en el que se entremezclaba un cóctel de amor, sexo y autoafirmación de la identidad.

En su conjunto, comprendimos que, aunque la historia contada por Luisgé es dura y demuestra una salida del armario muy compleja, el personaje partía de un contexto mucho más favorable que el que podría tener una persona que viviese en un pueblo o que no pudiese acceder a la educación universitaria. Destacamos la propia clase social a la que pertenecía, ya que se podía permitir salir de noche casi todos los días de la semana.

Esta tercera sesión del club estuvo llena de matices y casi nos hizo encontrarnos no con uno, sino con dos o tres libros diferentes según la perspectiva de cada persona. Tanto si nos había gustado como si no, el debate nos animó a darle otra lectura a la obra. Ya con Para acabar con Hedí Bellegueule en la mano, nos despedimos hasta 2017, cuando publicaremos una ficha del autor y propuestas para el debate de nuestra próxima lectura. Recuerda, nos vemos el 18 de enero (penúltimo miércoles del mes) a las 19h en la biblioteca del Ágora.

img_6138

Curiosidades sueltas de este tercer encuentro:

El País Semanal la recoge en sus recomendaciones de libros publicados en 2016.

-La obra nos recordó a las memorias de Terenci Moix.

-Hablando sobre la terapia conductista que siguió el personaje y su mejor amigo, recordamos la cuenta de instagram lgtb_history en la que compartieron el caso del primer homosexual que siguió esta dudosa terapia.

-El 6 de febrero a las 20h en la librería Berbiriana el club de lectura de novela negra La Torre del Crimen nos ha invitado a comentar el premio Planeta Todo esto te daré, en la que hay una trama homosexual. ¿Os animáis?

Advertisements

Ejes de debate de “El amor del revés”

Queda una semana para nuestro último encuentro del año y no podemos aguantar las ganas de proponeros unos ejes de debate para El amor del revés, de Luisgé Martín. Aquí van cinco líneas a las que, naturalmente, añadiremos más aspectos en vivo y en directo.

luisge-el-amor-del-reves-3

  1. Educación como pilar en la formación de la personalidad. ¿De qué manera ha influido la formación religiosa de Luisgé en su aceptación? Él mismo explica que incluso en una familia no practicante como la suya, los valores cristianos pesan en el arraigo sociocultural (el sentimiento de culpa, el sacrificio…). También comentaremos la existencia, aún a día de hoy, de terapias psicológicas para reconducir la sexualidad, como la que siguió el autor en su juventud.
  2. La soledad en compañía. “Durante unos años he vivido de la nada, de la invención de la vida” recoge en su obra. El libro es una gran reflexión sobre cómo entender la soledad, pasando de luchar contra ella a admitirla como reveladora.
  3. Aceptación, confesión y orgullo. Resulta culmen ese momento en el que, como escribe en el libro,”comprendía que no estaba enfermo, pero sentía que sí lo estaba”. Tras decirse a sí mismo que es homosexual, llega la ocasión de “expulsar mundos y diablos del cuerpo” -de nuevo el peso religioso-, y, tras la confesión, surge el orgullo: “Yo censuraba las manifestaciones, no hay que estar orgulloso, pero sí lo estaba, de haber sobrevivido, de seguir teniendo sexualidad y razón de amor, de mantenerme en pie y no sentir vergüenza, de haber evitado la traición, el suicidio o la locura […] Aprendí a aprovechar ese orgullo y empecé a contarlo: que había sobrevivido, que amaba a los hombres, que estaba de pie, que no sentía vergüenza, que tenía las manos limpias. Endurecerse sin hacerse piedra: ése es el orgullo”. ¿Cómo habéis vivido estos tres pasajes vitales?
  4. Ser gay en los 80. Comentaremos cómo se vivió una sexualidad diferente en la España de la Transición, en la que los encuentros eran casi exclusivamente anónimos, vinculados a lo sórdido como los urinarios públicos o los cines pornográficos. También indagaremos en los códigos y estrategias para conocer a otras personas LGTB en un momento en el que no existían ni la geolocalización ni las apps.
  5. ¿Guetos o paraísos? “El espectáculo de ver a tantos homosexuales era admirable […] No era un gueto, era júbilo” escribe en una de las páginas. El autor pasa de renegar de los locales de ambiente a defenderlos como espacios de libertad sexual. ¿Cómo los consideráis: todavía necesarios o resistencia de un sistema capitalista basado en el supuesto poder adquisitivo gay?

Además de estas propuestas, os dejamos estos documentales y reportajes para curiosear antes del encuentro de la semana que viene:

Ficha del autor: Luisgé Martín, la prosa intensa

¡Hola, queeruñ@s! Quedan dos semanas para el último encuentro del año en el que comentaremos El amor del revés, de Luisgé Martín. Hoy os traemos, como siempre intentamos, la ficha del autor. La semana que viene publicaremos los ejes sobre los que podemos hacer el debate -sin spoilers, prometemos-.

Luisgé Martín estuvo el pasado 24 de noviembre en A Coruña, dentro del ciclo Letras de Outono de la Fundación Luis Seoane. Tras desvelarnos que este libro es la clave que ayuda a poner en contexto el resto de su trayectoria, nos explicó algunos aspectos de su madurez, la personal y la literaria. “Haber logrado encontrar la felicidad, por breve que sea, en las pequeñas cosas” fue la más íntima, y “la consecución de un ejercicio de mi estilo para cambiar de registro”, la novelesca.

Nacido en Madrid en el año 1962, Luis García Martín -Luisgé desde 2009- se licenció en filología y se convirtió en un gran amante de la literatura: lee más de 100 libros al año que registra de manera ceremoniosa en un documento excel. Desde que comenzó a escribir en 1989, atesora tres galardones de narrativa, habiendo sido el último el Premio Vargas Llosa NH de relatos, en el 2012. Su recorrido literario comprende libros de cuentos, cinco novelas y la obra autobiográfica El amor del revés.

Luisgé Martín

Dentro de su trayectoria encontramos referencias a lo LGTB antes de la publicación de El amor del revés. Por una parte, en la antología de cuentos homoeróticos Tu piel en mi boca, publicado por Egales en 2004; y en otra antología, Lo que no se dice, en 2014 con la editorial Dos Bigotes. En novela, La muerte de Tadzio presenta una trama homosexual bajo trasfondo inspirado por la obra Muerte en Venecia.

Sin ánimo de desvelar el final de El amor del revés, Luisgé se casó hace diez años con Axier Uzkudun -acogidos a una Ley de matrimonio igualitario recién estrenada-  y viven su relación de pareja con plena normalidad (algo que al joven Luisgé le resultaba inimaginable). Destaca su labor como defensor de los derechos LGTB, pues en todos los foros en los que le es posible -especialmente desde la prensa- ensalza la diversidad sexual.

¿Nos vemos el próximo miércoles 21 a las 19h en la biblioteca del Ágora para comentar El amor del revés? No te pierdas la propuesta de ejes de debate que publicaremos en este blog la próxima semana.